Current portal location

Website content

News archive

United States | Washington, D.C., 3 de octubre de 2014

Comercio UE-EE. UU. - Finaliza la séptima ronda de negociaciones sobre la ATCI

Los representantes de ambas partes finalizaron hoy en la capital de EE. UU. la séptima ronda de negociaciones de la Asociación Transatlántica de Comercio e Inversión (ATCI). El negociador principal de la UE, Ignacio García Bercero, hizo una declaración al término de la ronda.

Vídeo de la rueda de prensa final

Hemos vuelto a tener una semana de debates fructíferos. Las negociaciones avanzan progresivamente hacia la fase de redacción, en la que el debate se basa en propuestas textuales concretas.

1. Debates de los negociadores

1.1. Pilar regulatorio

Durante la presente ronda, hemos prestado especial atención al pilar regulatorio del futuro acuerdo. Esta semana se han sometido a debate todos los elementos regulatorios de la ATCI, en lo que se refiere tanto a los aspectos horizontales (coherencia regulatoria, obstáculos técnicos al comercio, medidas sanitarias y fitosanitarias), como a los sectores concretos seleccionados en rondas anteriores: productos farmacéuticos, automóviles, sustancias y productos químicos e ingeniería.

Por lo que respecta a los aspectos horizontales, hemos entrado de lleno en el debate basado en propuestas textuales. Un reto importante será establecer un marco sólido de cooperación que permita a los reguladores de ambas partes abordar nuevos desafíos en la materia, manteniendo un elevado nivel de protección.

En cuanto a los sectores, estamos realizando continuos avances técnicos para hallar resultados concretos que eviten duplicaciones innecesarias, desde el respeto pleno de los mandatos de nuestros reguladores. Estas tareas se hacen bajo la orientación de los reguladores, que de nuevo han participado de forma activa.

Como es bien sabido, creemos que el mayor potencial de beneficio reside en la parte regulatoria de la ATCI. También es el apartado más complicado de estas negociaciones, ya que es extremadamente técnico y exige mayor capacidad de innovación. A pesar de ello, creo que estamos avanzando a buen ritmo.

Permítanme que exponga tres consideraciones clave para nuestros debates sobre el pilar regulatorio, relativas a las normas, la dimensión estratégica y la compatibilidad.

1. Normas

Hemos asumido el compromiso firme e inequívoco de no adoptar decisión alguna en menoscabo de la protección del medio ambiente, la salud, la seguridad, los consumidores o cualquier otro objetivo de las políticas públicas aplicadas por los reguladores de la UE o los EE. UU.

La comisaria propuesta Cecilia Malmström reiteró este lunes en su comparecencia ante el Parlamento Europeo que la toma de decisiones sobre nuevos reglamentos seguirá estando sujeta a los controles democráticos vigentes.

2. Dimensión estratégica

Para que la UE y los EE. UU. puedan desempeñar un papel de liderazgo en el desarrollo de reglamentos y normas internacionales basados en los más estrictos niveles de protección, es esencial mejorar la cooperación en materia de regulación. Por consiguiente, la agenda regulatoria tiene una clara dimensión estratégica.

3. Compatibilidad

La ATCI debe permitir mejoras concretas en el ámbito de la compatibilidad en materia de regulación.

1.2. Pilar normativo

También hemos debatido algunos elementos del pilar normativo del acuerdo.

Esta semana, hemos decidido centrar los trabajos en cuatro ámbitos:

  • energía y materias primas
  • aduanas y facilitación del comercio
  • derecho de propiedad intelectual e industrial (DPI)
  •  pequeñas y medianas empresas (PYME).

1.3. Servicios

Además, hemos abordado la cuestión de los servicios.

Como ustedes saben, antes del verano los Estados Unidos y la Unión Europea pusieron sobre la mesa sus respectivas ofertas de acceso al mercado.
Las ofertas en materia de servicios son extremadamente técnicas y complejas, por lo que los negociadores de ambas partes dedicaron la mayor parte de la semana a explicar detalladamente todos los elementos que contienen.

Se trata de una fase esencial en cualquier negociación, ya que para avanzar es preciso que cada parte comprenda el alcance de lo que la otra ha puesto encima de la mesa.

Desearía destacar que nuestro planteamiento de las negociaciones no incluye compromiso alguno en materia de servicios públicos: los Gobiernos seguirán teniendo libertad en todo momento para determinar qué servicios deben ser prestados por el sector público.

2. Actos con participación de las partes interesadas

Como complemento de las negociaciones, la jornada del miércoles estuvo reservada a actos con participación de las partes interesadas. Gracias a esta iniciativa, los negociadores tuvieron una magnífica ocasión de pasar un día entero intercambiando puntos de vista con representantes de la sociedad civil.

En cada ronda de negociación hemos organizado este tipo de encuentros. De nuevo, la participación fue elevada (alrededor de 330 representantes de intereses diversos) y hubo 64 presentaciones relacionadas con todos los ámbitos de negociación.

Nuestro compromiso con las partes interesadas envía un mensaje inequívoco a ambos lados del Atlántico: todos trabajamos en representación y beneficio de los ciudadanos, por lo que tenemos que escuchar sus propuestas y responder a sus preocupaciones.

También tenemos el deber de informar sobre los hechos y explicar los enfoques que adoptamos. Debemos mantener un diálogo completamente abierto, permanente y en ambas direcciones a lo largo de todo el proceso de negociación.

Es la única manera de garantizar que el acuerdo final esté a la altura de las ambiciones que nuestros dirigentes han depositado en nosotros y responda a las expectativas de los ciudadanos.

Puedo garantizarles que la comisaria propuesta Cecilia Malmström está plenamente comprometida a abrir un diálogo con la sociedad civil.

3. Contexto político

Por último, comprendo que puedan interrogarse en cuanto al impacto del contexto político general en las negociaciones de la ATCI.

Por parte de la UE, el presidente electo Jean-Claude Juncker ha destacado que la ATCI se encuentra entre las diez prioridades de la nueva Comisión, por lo que seguirá contando con un fuerte apoyo político.

Seguiremos trabajando en pos de un acuerdo ambicioso, sin poner en riesgo el alto nivel de protección en materia de medio ambiente, salud, seguridad, consumidores, protección de datos y cualquier otro objetivo político, ni menoscabar el derecho de los Gobiernos a regular.

Mantenemos nuestro pleno compromiso con estas negociaciones. Ese espíritu ha presidido esta semana los trabajos con nuestros homólogos en Washington, con el fin de avanzar en la medida de lo posible hacia la consecución de un acuerdo comercial completo e innovador.