Impuestos especiales en la UE

Los impuestos especiales son impuestos indirectos imponibles sobre bienes nocivos para la salud del consumidor o que contaminan el medio ambiente. Estos impuestos hacen que aumente el precio que paga el consumidor, desanimándolo así de consumir o desechar los productos en cuestión.

Más información acerca de impuestos especiales sobre el alcohol, el tabaco y la energía

El régimen general de movimiento y almacenamiento de productos sujetos a impuestos especiales incluye hidrocarburos, labores del tabaco, alcohol y bebidas alcohólicas

La ley describe la estructura (base y hecho imponibles) y tipos de impuestos especiales

Los tipos que establece la UE son tipos mínimos. Los países de la UE pueden fijar sus tipos del impuesto en niveles superiores adecuados a sus necesidades.

Hecho imponible

Los impuestos especiales gravan la fabricación (en cualquier país de la UE) o la importación (de países que no son miembros de la UE) de los productos imponibles.

Sin embargo, solo son pagaderos en el momento del despacho a consumo. Si el producto se importa en un país de la UE pero luego se transporta y suministra a otro país de la UE, el impuesto se adeuda en el país de la UE de uso o consumo.

Es posible solicitar el reembolso de los impuestos especiales pagados sobre las bebidas alcohólicas en determinados supuestos como, por ejemplo:

la exportación definitiva de las mercancías hacia terceros países

Productos imponibles y tipos impositivos

La legislación armonizada de la UE sobre impuestos especiales se aplica a los productos y tipos siguientes:

ALCOHOL Y BEBIDAS ALCOHóLICAS

Cerveza

Tipo normal

Tipos reducidos

El impuesto especial puede determinarse por referencia a la cantidad y al grado alcohólico de la cerveza, expresados en hl/grado Plato o hl/grado alcohólico volumétrico:

  • 0,748 EUR por hl/grado Plato del producto acabado, o
  • 1,87 EUR por hl/grado alcohólico del producto acabado.

Los países de la UE pueden aplicar tipos reducidos del impuesto sobre la cerveza producida en fábricas cuya producción anual no supere los 200 000 hl. Los tipos reducidos no podrán ser inferiores al 50 % del tipo normal nacional del impuesto especial. Los países de la UE también pueden fijar tipos reducidos para la cerveza con un grado alcohólico inferior a 2,8 % vol. El número de grados Plato mide el porcentaje en peso del extracto original por 100 gramos de cerveza, y este valor se calcula a partir del extracto efectivo y el alcohol contenido en el producto acabado (a efectos fiscales un grado Plato equivale legalmente a 0,4 % de alcohol).

Vino

Tipo normal: 0,00 EUR/hl de producto, lo que significa que los países de la UE pueden aplicar al vino un tipo nulo o un tipo superior.

Tipos reducidos: cuando los países de la UE no han fijado un tipo normal nulo, pueden aplicar tipos reducidos del impuesto especial a cualquier tipo de vino tranquilo y espumoso de un grado alcohólico volumétrico adquirido que no rebase el 8,5 % vol.

Bebidas fermentadas distintas del vino y la cerveza

Tipo normal: 0,00 EUR/hl de producto, lo que significa que los países de la UE pueden aplicar un tipo nulo o un tipo superior.

Tipos reducidos: cuando los países de la UE no han fijado un tipo normal nulo, pueden aplicar tipos reducidos del impuesto especial a cualquier otro tipo de bebidas fermentadas tranquilas y espumosas de un grado alcohólico volumétrico adquirido que no rebase el 8,5 % vol.

Productos intermedios

Tipo normal: 45 EUR/hl de producto.

Tipos reducidos: los países de la UE pueden aplicar un tipo reducido único a los productos intermedios con un grado alcohólico volumétrico adquirido no superior a 15 % vol. El tipo reducido no debe situarse en más de un 40 % por debajo del tipo normal nacional de impuesto especial ni ser inferior al tipo nacional normal aplicado al vino y otras bebidas fermentadas.

LABORES DEL TABACO

Cigarrillos

  • Los cigarrillos están sujetos a un impuesto especial «ad valorem» (proporcional) calculado sobre el precio máximo de venta al por menor, que incluye los otros impuestos aduaneros, así como a un impuesto especial específico calculado por unidad de producto.
  • Cada país de la UE debe aplicar un impuesto especial mínimo global (específico más «ad valorem» excluido el IVA), cuya incidencia se fija en el 57 % del precio medio ponderado de venta al por menor de cigarrillos puestos a consumo y que no puede ser inferior a 64 EUR por 1000 cigarrillos independientemente del precio medio ponderado de venta al por menor.
  • Los países de la UE que recaudan un impuesto especial mínimo global de un mínimo de 101 EUR por 1000 cigarrillos independientemente del precio medio ponderado de venta al por menor no están obligados a cumplir el requisito de la incidencia mínima del 57 %.
  • A partir del 1 de enero de 2014, el impuesto especial global sobre los cigarrillos representará al menos el 60 % del precio medio ponderado de venta al por menor. El impuesto especial no será inferior a 90 EUR por 1000 cigarrillos, independientemente del precio medio ponderado de venta al por menor. Los países de la UE incrementarán de forma gradual los impuestos especiales hasta alcanzar el nivel fijado.

Cigarros puros y cigarritos

  • Los cigarros puros y cigarritos están sujetos a un impuesto especial del 5 % del precio de venta al por menor incluidos todos los impuestos, o de 12 EUR por 1000 unidades o por kilogramo.

Picadura fina de tabaco (destinada a liar cigarrillos)

  • El impuesto especial global deberá ser equivalente, al menos, al 40 % del precio medio ponderado de venta al por menor de la picadura fina de tabaco destinada a liar cigarrillos puesta a consumo, o de 40 EUR por kilogramo.
  • A partir del 1 de enero de 2013, el impuesto especial global deberá representar, al menos, el 43 % del precio medio ponderado de venta al por menor de la picadura fina de tabaco destinada a liar cigarrillos puesta a consumo, o de 47 EUR por kilogramo

Los demás tabacos de fumar

El impuesto especial global debe ser al menos igual al 20 % del precio de venta al por menor incluidos todos los impuestos, o de 22 EUR por kilogramo.

HIDROCARBUROS

Gasolina

  • Gasolina con plomo: 421 EUR/1 000 l.
  • Gasolina sin plomo: 359 EUR/1 000 l.

Gasóleo

  • Utilizado como carburante: 330 EUR/1 000 l.
  • Utilizado para ciertos fines industriales y comerciales: 21 EUR/1 000 l.
  • Utilizado para calefacción (uso profesional y no profesional): 21 EUR/1 000 l.

Gas licuado de petróleo (GLP) y metano

  • Utilizado como carburante: 125 EUR/1 000 kg.
  • Utilizado para ciertos fines industriales y comerciales: 41 EUR/1 000 kg.
  • Utilizado para calefacción (uso profesional y no profesional): 0 EUR/1 000 l.

Fuelóleo pesado

Utilizado para calefacción (uso profesional y no profesional): 15 EUR/1 000 kg.

Queroseno

  • Utilizado como carburante: 330 EUR/1 000 l.
  • Utilizado para ciertos fines industriales y comerciales: 21 EUR/1 000 l.
  • Utilizado para calefacción (uso profesional y no profesional): 0 EUR/1 000 l.

PRODUCTOS ENERGéTICOS Y ELECTRICIDAD

Gas natural

  • Utilizado como carburante: 2,60 EUR/GJ poder calorífico superior.
  • Utilizado para ciertos fines industriales y comerciales: 0,30 EUR/GJ
  • Utilizado para calefacción:
    • profesional: 0,15 EUR/GJ
    • no profesional: 0,30 EUR/GJ

Carbón y coque

  • Profesional: 0,15 EUR/GJ poder calorífico superior.
  • No profesional: 0,30 EUR/GJ

Electricidad

  • Profesional: 0,50 EUR/MWh.

No profesional: 1 EUR/MWh.

En su legislación nacional, los países de la UE no pueden fijar tipos impositivos inferiores a los niveles mínimos de imposición prescritos en las directivas de la UE.

Para los productos energéticos y la electricidad, la Directiva 2003/96/CE del Consejo establece los niveles mínimos de imposición. No obstante, para algunos países de la UE autoriza periodos transitorios durante los cuales deben reducir progresivamente su diferencia. Los niveles mínimos de imposición están detallados en la tabla anterior.

Regímenes suspensivos

Como consecuencia de la libre circulación de mercancías en el mercado único europeo, los países de la UE necesitan un mecanismo de control para asegurar la aplicación del principio fiscal de «imposición en destino» a los bienes muebles. Estas mercancías suelen incluirse en un régimen suspensivo que permite despacharlas de un Estado miembro a otro antes de aplicarles ningún impuesto, a condición de que los derechos acaben pagándose en destino.

Los comerciantes que transportan mercancías incluidas en regímenes suspensivos deben acompañarlas de un documento administrativo o comercial destinado a informar a las autoridades tributarias de los países de la UE:

  • La información contenida en el documento de acompañamiento también puede comunicarse por vía informática.
  • Los documentos de tránsito interior y los documentos TIR o ATA también pueden utilizarse como documento de acompañamiento a efectos de impuestos especiales.
  • Debe depositarse una garantía para cubrir los riesgos inherentes a la circulación de mercancías.
  • En caso de movimientos frecuentes y regulares de mercancías sujetas a impuestos especiales en régimen suspensivo, los países de la UE pueden autorizar una reducción de los procedimientos de ultimación.