Además de la norma específica de origen asignada a su producto (véase la sección de «bienes suficientemente transformados»), deberá verificar que la operación que se realizó en el país beneficiario/socio va más allá de las operaciones mínimas que figuran en el conjunto específico de normas de origen que se refieren al país beneficiario/socio.

En todos los conjuntos de normas de origen, existe una disposición que enumera una serie de operaciones (es decir, envasado, corte simple, montaje simple, mezcla simple, etc.). Si la producción realizada en el país beneficiario es una de las que figuran en la lista y no se ha realizado nada más allí (es decir, no se ha producido o transformado ningún material), no se puede considerar el producto como originario, incluso si es conforme con la norma de origen asignada a su producto (véase la sección de «bienes suficientemente transformados»).