Las empresas que no están seguras del origen de sus mercancías, o que simplemente desean seguridad jurídica, pueden solicitar una decisión de información vinculante en materia de origen (IVO).

Las decisiones IVO son vinculantes para el titular y para las autoridades aduaneras de la UE.  Son válidas —y vinculantes— tras su emisión, a condición de que las mercancías y las circunstancias descritas cuando se solicita una decisión IVO sean idénticas en todos los aspectos.  Tienen normalmente una validez de tres años a partir de la fecha de emisión.

Cómo y dónde solicitar una decisión IVO

Las solicitudes deben presentarse por escrito a las autoridades competentes en el país de la UE en el que una empresa esté establecida o en el que tenga previsto utilizar la decisión IVO.  Las autoridades disponen de un plazo de 120 días a partir de la fecha en que registraron la solicitud para tomar una decisión al respecto.

Lista de autoridades responsables de la emisión de decisiones IVO en cada uno de los 28 países de la UE (publicada en el DO C 29, de 28.1.2017, p.19)

Nótese que la existencia de una decisión IVO no le exime del requisito de proporcionar una prueba de origen.

La base jurídica de las decisiones IVO son los artículos 33 y 34 del código aduanero de la Unión; Reglamento 952/2013.

Para mayor información, véanse las Orientaciones sobre la información vinculante en materia de origen