Testimonio de la empresa:

Menos burocracia y más tiempo para innovar

Menos burocracia y más tiempo para innovar

Si pudiera resumir el beneficio de los acuerdos comerciales para nosotros, sería la reducción del tiempo.

Jan Sova
Co-propietario, Workswell

Workswell diseña y fabrica cámaras de formación de imágenes térmicas, sistemas y soluciones para su uso en la prevención de incendios, la agricultura, la seguridad, la exploración médica, etc.

Los productos entran en la categoría de «productos de doble uso», lo que significa que pueden utilizarse tanto para fines civiles como militares, por lo que están muy regulados. La importación y exportación de productos de doble uso puede ser compleja. Por ejemplo, las cámaras de formación de imágenes térmicas de Workswell son productos muy específicos y requieren permisos y licencias de venta, además de la documentación de exportación habitual. Todo esto significa una cosa: trámites administrativos. Los equipos de ventas y administración de Workswell consideran que, al vender en el marco de un acuerdo comercial, existe una «carga administrativa reducida». Todo el proceso de exportación es más fluido, lo que tiene efectos de gran alcance en su negocio.

Aduanas de conquista

Con clientes de todo el mundo, Sova ve una gran diferencia entre hacer negocios con un acuerdo comercial y sin uno. Explica los efectos en cadena de los procedimientos administrativos simplificados: «La reducción de los costes administrativos afecta directamente a los precios de los productos para que nuestras tecnologías sean más competitivas». Los clientes se benefician de estos precios económicos y también de una entrega más rápida, ya que hay menos retrasos en las aduanas. No es sorprendente que, para Workswell, «las ventas hayan aumentado sin duda como consecuencia de los acuerdos comerciales», según el Sr. Sova.

Reducir los trámites administrativos impulsa el empleo

Además, cuando Workswell ahorra costes administrativos, siempre aprovecha la oportunidad de reinvertir en su propia tecnología. Esto es necesario para mantener a la empresa en la vanguardia y tiene el beneficio de crear más empleo a nivel local, ya que puede contratar a más promotores. En la actualidad, Workswell emplea a 24 personas en la República Checa. Además, apoya la economía local al abastecerse localmente en la medida de lo posible. Por ejemplo, la mayoría de sus componentes mecánicos se compran en la República Checa.

Como saben todas las pymes, los procedimientos administrativos pueden consumir muchas horas de trabajo. Al reducir esta carga, los acuerdos comerciales producen efectos positivos para el servicio al cliente de Workswell, su tecnología y, en última instancia, sus ingresos.

Convertirse en un actor mundial

En 2010, el Sr. Sova y dos de sus estudiantes de ingeniería en la Universidad Técnica Checa crearon esta empresa emergente en Praga. El Sr. Sova afirma que la empresa estaba «orientada a la exportación desde el principio, empezando por Europa y más tarde en todo el mundo». Asimismo, llevó a cabo investigaciones en Internet y asistió a ferias comerciales para identificar y conectar con clientes potenciales. En 2020, solo el 15 % de las ventas de Workswell se destinaron al mercado checo, con un 50 % de las ventas fuera de la UE a países como Chile, Corea del Sur, Moldavia, Israel, Turquía, Canadá, Japón y otros.

En general, preferimos vender a países con acuerdos comerciales.

Jan Sova
Workswell
Compartir esta página:

Enlaces rápidos