Version: 1.1.0.31 (2021-01-15 15:15)

Seguro de transporte de mercancías

Esta sección ofrece información detallada sobre los seguros para los distintos tipos de transporte.

Cuando se comercia con mercancías a escala internacional, el seguro es un aspecto importante del transporte de mercancías. Los productos están expuestos a riesgos comunes y anormales. Los riesgos comunes están relacionados con la manipulación, el almacenamiento, la carga o el transporte de la carga, mientras que los riesgos poco frecuentes pueden incluir disturbios, huelgas, terrorismo, etc.

Tiene que considerar la posibilidad de contratar un seguro para sus mercancías, que suelen ofrecer los bancos nacionales de exportación e importación. La documentación del seguro es importante en lo que se refiere al despacho de aduana de los productos comercializados. La siguiente sección describe con más detalle los diferentes tipos de documentación de seguro en función del tipo de transporte utilizado para el comercio.

 

El seguro de mercancías es un acuerdo en virtud del cual se garantizan las mercancías aseguradas (protegidas) en caso de daños causados por un riesgo cubierto por la póliza. Solo se requiere una factura de seguro para el despacho de aduana cuando los datos pertinentes no figuren en la factura comercial.

Existe una diferencia entre el seguro de transporte de mercancías y el seguro de responsabilidad. Por lo que respecta al seguro de transporte, los riesgos cubiertos, la indemnización fija y la indemnización (protección) del contrato corresponden a la empresa exportadora o a la persona.

En cambio, el seguro de responsabilidad del transportista está determinado por distintos Reglamentos. Dependiendo del medio de transporte, la indemnización está limitada por el peso y el valor de las mercancías. Solo se da en caso de que el transportista no haya sido capaz de eludir su responsabilidad.

El alcance normal de la responsabilidad del transportista está establecido en los siguientes Convenios internacionales.

Transporte por carretera

El transporte internacional de mercancías por carretera se rige por el Convenio relativo al contrato de transporte internacional de mercancías por carretera (Convenio CMR), firmado en Ginebra en 1956.

En virtud del presente Convenio, el transportista por carretera no es responsable de las pérdidas o daños sufridos por el transportista si demuestra que proceden de:

  • vicio propio de la mercancía
  • Fuerza mayor (circunstancias imprevistas)
  • una falta imputable al cargador o al destinatario.

No existe una normativa de la Unión Europea sobre indemnizaciones por transporte de mercancías por carretera.

Transportistas ferroviarios

El transporte internacional de mercancías por ferrocarril está regulado en el Convenio relativo a los transportes internacionales por ferrocarril (Convenio CIM), firmado en Berna en 1980.

Los transportistas ferroviarios no son responsables de las pérdidas o daños a las mercancías si pueden demostrar que se han producido a partir de

  • vicio propio de la mercancía
  • fuerza mayor
  • una falta imputable al cargador o al destinatario.

En la actualidad no existe una normativa de la Unión Europea en materia de indemnización. La indemnización (indemnización) se limita normalmente a un importe máximo por kilo bruto perdido o dañado. Sin embargo, en la mayoría de los casos, es poco probable que las empresas reciban algo parecido al valor de sus bienes.

La compañía naviera

El Convenio internacional sobre el conocimiento de embarque de 1968, más conocido como «Reglas de La Haya» o el Convenio de Bruselas, determina las responsabilidades de los transportistas marítimos en el transporte de mercancías internacionales.

La naviera no es responsable de las pérdidas o daños de bienes si prueba que se han producido:

  • vicios propios de la mercancía y pérdida de peso durante el transporte
  • negligencia de la tripulación
  • incendio
  • buque no apto para la navegación
  • fuerza mayor
  • huelgas o cierres patronales
  • negligencia del cargador
  • defectos ocultos a bordo del buque, que pasan inadvertidos durante una inspección rigurosa
  • intentos de salvar vidas o mercancías en el mar

Actualmente no existe una armonización a nivel de la Unión Europea en relación con la indemnización, que normalmente se limita a un determinado importe por kilogramo de mercancías perdidas o dañadas. Este sistema provoca los mismos problemas que los accidentes ferroviarios; es probable que el exportador pierda gran parte del valor de las mercancías.

Transporte aéreo

El Convenio de Varsovia de 1929 y el Proyecto de Tratado de Montreal de 1975 establecen que las compañías aéreas no son responsables de daños o pérdidas de bienes si puede demostrarse que

  • El transportista y las entidades colaboradoras adoptaron todas las medidas necesarias para evitar el daño, o que era imposible tomar precauciones (casos de fuerza mayor).
  • las pérdidas procedían de un error de conducción o de pilotaje;
  • la parte perjudicada ha sido causante del daño o ha contribuido al mismo.

No existe ninguna norma de la Unión Europea sobre la indemnización de la parte perjudicada. Normalmente, está limitada a una cierta cantidad por kilo bruto de mercancías perdidas o dañadas.

Las compañías aéreas pueden formular reservas específicas en el momento de recibir la carga. Estas reservas se redactarán en el contrato de transporte aéreo conocido como la carta de porte aéreo (ACN) y se utilizarán como prueba. Sin embargo, normalmente las compañías aéreas rechazarán paquetes dudosos o aquellos que no se correspondan con el ACN.

Share this page:

Enlaces rápidos