Acuerdo de Libre Comercio UE-Nueva Zelanda

El acuerdo elimina los aranceles aduaneros y la burocracia a la que se enfrentan las empresas europeas cuando exportan a Nueva Zelanda.

El acuerdo de un vistazo

El Acuerdo de Libre Comercio entre la Unión Europea y Nueva Zelanda, firmado en Bruselas el 9 de julio de 2023, entrará en vigor el 1 de mayo de 2024.

Más información

Tenga en cuenta que la información de esta página se elaboró en 2022. Es importante tener en cuenta que debido a la naturaleza dinámica de las relaciones comerciales, es posible que algunos de los datos ya no estén actualizados. Para más detalles sobre el acuerdo comercial UE-Nueva Zelanda, véase Elementos clave del acuerdo comercial UE-Nueva Zelanda. 

Para explorar el texto completo del acuerdo, vaya a UE-Nueva Zelanda: Texto del acuerdo. El texto está convenientemente dividido en capítulos y anexos para facilitar la consulta.

Aspectos destacados

El comercio bilateral actual de la UE con Nueva Zelanda ya asciende a 7 800 millones EUR al año para mercancías y 3 700 millones EUR para servicios. La UE exporta a Nueva Zelanda bienes por valor de 5 500 millones de euros al año e importa productos neozelandeses por valor de 2 300 millones de euros, lo que da lugar a un superávit comercial para la UE de 3 200 millones de euros.

En lo que respecta a los servicios, la UE exporta más del doble de lo que importa: 2 600 millones EUR en servicios prestados por empresas de la UE a clientes de Nueva Zelanda, frente a 1 100 millones EUR en servicios prestados a clientes de la UE por empresas de Nueva Zelanda.

Según una evaluación de impacto sobre el ALC, se espera que el comercio entre Nueva Zelanda y la UE aumente en un 30 %, con la eliminación de los aranceles por sí sola ahorrando a las empresas 140 millones EUR en derechos al año. Además, los flujos de inversión de la UE en Nueva Zelanda podrían aumentar en más del 80 %.

El acuerdo:

  • crea importantes oportunidades económicas para las empresas, los agricultores y los consumidores;
  • respeta el Acuerdo de París sobre el Cambio Climático y los derechos laborales fundamentales, exigibles mediante sanciones comerciales como último recurso, y
  • cimenta los lazos de la UE con un aliado de ideas afines en la región indopacífica económicamente dinámica.

Elementos clave del acuerdo

  1. Comercio de mercancías

El acuerdo elimina los derechos sobre todas las mercancías de la UE exportadas a Nueva Zelanda en el momento de su entrada en vigor, incluidos los alimentos y las bebidas, y los derechos especialmente elevados sobre los productos industriales. También elimina o reduce sustancialmente los derechos de la UE sobre la mayoría de las mercancías neozelandesas exportadas a la UE.

  1. Normas de origen

La UE y Nueva Zelanda han acordado normas de origen que garantizan que solo los productos significativamente transformados en una de las partes puedan beneficiarse de las preferencias arancelarias del acuerdo. La documentación de origen se basa en la autocertificación por parte de las empresas. La verificación se basa en los contactos con el importador por parte de las aduanas locales y puede ir seguida de una cooperación administrativa entre las autoridades aduaneras.

  1. Aduanas y Facilitación del Comercio

La UE y Nueva Zelanda se esfuerzan por proporcionar procedimientos aduaneros eficientes a los comerciantes, con disposiciones adecuadas que garanticen la transparencia de la legislación, los formularios, los procedimientos que deben cumplirse en la frontera, el fácil acceso a la información sobre los aranceles aplicados, el acceso a los puntos de contacto en caso de consultas y la consulta a las empresas antes de la adopción de nuevas legislaciones aduaneras.

  1. Recursos comerciales

El acuerdo confirma la posibilidad de tratar cualquier comercio desleal entre las partes utilizando los instrumentos de defensa comercial (antidumping, antisubvenciones, salvaguardias globales). El acuerdo también incluye un mecanismo bilateral de salvaguardia, que permite a la UE y Nueva Zelanda imponer medidas temporales en caso de que un aumento significativo de las importaciones preferenciales cause, o amenace con causar, un perjuicio grave a su rama de producción nacional.

  1. Medidas sanitarias y fitosanitarias

El capítulo sobre cuestiones sanitarias y fitosanitarias (MSF), que abarca la seguridad alimentaria, la sanidad animal y vegetal, la resistencia a los antimicrobianos (RAM) y el fraude en los productos comercializados, mantiene normas estrictas. El Acuerdo reafirma los principios del Acuerdo MSF de la OMC, incluido el «principio de precaución», lo que significa que las autoridades públicas tienen el derecho legal de actuar para proteger la salud humana, animal o vegetal, o el medio ambiente, frente a un riesgo percibido, incluso cuando el análisis científico no es concluyente.

  1. Sistemas alimentarios sostenibles

La UE y Nueva Zelanda cooperan para reforzar las políticas y definir programas que contribuyan al desarrollo de sistemas alimentarios sostenibles, inclusivos, saludables y resilientes y para participar conjuntamente en la transición hacia sistemas alimentarios sostenibles.

  1. Bienestar de los animales

La UE y Nueva Zelanda se comprometen a cooperar bilateral e internacionalmente para promover el desarrollo y la aplicación de normas de bienestar animal con base científica.

  1. Obstáculos técnicos al comercio

El acuerdo promueve la transparencia y el uso de normas internacionales para facilitar el acceso al mercado, salvaguardando al mismo tiempo los niveles de protección que cada parte considere apropiados. Las empresas de la UE pueden demostrar el cumplimiento de los reglamentos técnicos neozelandeses mediante evaluaciones de la conformidad realizadas en la UE por organismos reconocidos para determinados sectores. Nueva Zelanda ha acordado aceptar certificados de homologación de tipo UE para vehículos de motor y muchas categorías de estos homologados en la UE no necesitan más certificación. Los requisitos de marcado y etiquetado también pueden llevarse a cabo en el territorio de la parte importadora, y ambas partes pueden cooperar en cuestiones de vigilancia del mercado. El acuerdo incluye disposiciones especiales sobre el vino y las bebidas espirituosas para proporcionar una plataforma para promover normas en la producción y el etiquetado del vino, con el fin de aumentar la convergencia de dichas normas.

  1. Liberalización de las inversiones y comercio de servicios

El acuerdo garantiza la igualdad de condiciones entre los proveedores de servicios de la UE y sus competidores en Nueva Zelanda. Los servicios abarcados incluyen una amplia gama de sectores y existen disposiciones reglamentarias sectoriales específicas para los servicios de entrega, las telecomunicaciones, los servicios financieros y los servicios de transporte marítimo internacional. El acuerdo también contiene disposiciones sobre la circulación de profesionales con fines empresariales, como directivos o especialistas que las empresas de la UE destinan a sus filiales en Nueva Zelanda y a los miembros de sus familias.

  1. Comercio digital

El acuerdo garantiza la previsibilidad y la seguridad jurídica para las empresas y un entorno en línea seguro para los consumidores que realizan transacciones comerciales digitales a través de las fronteras, elimina las barreras y evita la discriminación entre las actividades en línea y fuera de línea. Facilita los flujos transfronterizos de datos al prohibir los requisitos injustificados de localización de datos, preservando al mismo tiempo un alto nivel de protección de los datos personales y de la privacidad que contribuye de manera importante a la confianza en el entorno digital.

  1. Movimientos de capitales, pagos y transferencias y medidas temporales de salvaguardia

Este capítulo establece que si una determinada transacción se liberaliza en virtud del acuerdo (por ejemplo, el establecimiento de una empresa de inversión extranjera directa), también debe transferirse el dinero necesario para la transacción (por ejemplo, la contribución del inversor al capital de la filial extranjera, los pagos en relación con otras transacciones, como el comercio de mercancías). Al mismo tiempo, este capítulo permite a ambas partes tomar medidas si es necesario, al aplicar sus leyes y reglamentos, por ejemplo, en relación con la quiebra, la negociación o la negociación de valores.

  1. Contratación pública

La UE y Nueva Zelanda abren recíprocamente sus mercados de contratación pública más allá de lo que ya está cubierto por el Acuerdo sobre Contratación Pública (ACP) de la OMC. Nueva Zelanda permite a las empresas de la UE licitar, en igualdad de condiciones con las empresas locales, contratos con todas las autoridades públicas cuya contratación esté regulada por las normas de contratación. A cambio, la UE abre a los proveedores y prestadores de servicios neozelandeses la adquisición de todos los bienes y servicios por parte de las autoridades del gobierno central que aún no habían sido cubiertos por el ACP, la adquisición de bienes relacionados con la salud (productos farmacéuticos y productos sanitarios) por parte de entidades gubernamentales regionales y la contratación de proveedores de servicios públicos que operan en los ámbitos de los puertos y aeropuertos.

  1. Conducta anticompetitiva y control de las concentraciones

La UE y Nueva Zelanda acordaron que las leyes de competencia efectivas deben mantenerse en ambas jurisdicciones, que son implementadas por autoridades operativamente independientes. Estas autoridades deben actuar de manera transparente y no discriminatoria, respetando los derechos de defensa. El acuerdo también prevé la cooperación entre las autoridades.

  1. Subvenciones

La UE y Nueva Zelanda reconocen que determinadas subvenciones pueden distorsionar el correcto funcionamiento de los mercados y perjudicar al medio ambiente, y a tal fin acordaron que, en principio, no deben concederse subvenciones que afecten negativamente a la competencia o al comercio o perjudiquen al medio ambiente. Además, la UE y Nueva Zelanda acordaron un mecanismo global de transparencia mediante el cual deben hacerse públicas las subvenciones concedidas tanto a los proveedores de bienes como a los de servicios.

  1. Empresas de propiedad estatal

El acuerdo establece normas vinculantes sobre el comportamiento de las empresas estatales, los monopolios designados y las empresas a las que se conceden privilegios exclusivos o especiales. Las normas garantizan la igualdad de condiciones al exigir a las empresas públicas que actúen con arreglo a consideraciones comerciales y de no discriminación. Esto significa que las decisiones de compra y venta de las empresas públicas deben estar motivadas comercialmente, de acuerdo con los principios de la economía de mercado, de manera que actúe una empresa privada.

  1. Propiedad intelectual

La UE y Nueva Zelanda han acordado disposiciones exhaustivas en materia de propiedad intelectual (PI) para la protección y el respeto efectivos de los derechos de PI que fomenten la innovación y la creatividad de las respectivas industrias. El acuerdo incluye disposiciones sobre derechos de autor y derechos afines, marcas, dibujos y modelos industriales, variedades vegetales y protección de la información no divulgada, así como disposiciones sólidas sobre la observancia de la PI, incluidas medidas fronterizas. En cuanto a las indicaciones geográficas (IG), el acuerdo protege la lista completa de vinos y bebidas espirituosas de la UE y 163 de las IG alimentarias más reconocidas de la UE, y prevé la oportunidad de añadir más IG en el futuro. Esto hará que sea ilegal vender imitaciones.

  1. Comercio y Desarrollo Sostenible

El acuerdo incluye un capítulo específico sobre comercio y desarrollo sostenible que abarca el trabajo, el empoderamiento de las mujeres y las cuestiones medioambientales y climáticas. Además, por primera vez en el acuerdo comercial de la UE, el capítulo sobre comercio y desarrollo sostenible prevé la posibilidad de sanciones comerciales como último recurso, en caso de violaciones graves de los compromisos fundamentales en materia de comercio y desarrollo sostenible. Protege el derecho de ambas partes a regular y prohíbe a las partes debilitar o no hacer cumplir sus leyes con el fin de fomentar el comercio o la inversión. El acuerdo ofrece a las organizaciones de la sociedad civil un papel activo para supervisar la aplicación del acuerdo.

  1. maoríes

La UE y Nueva Zelanda reconocen la importancia de que todos los neozelandeses, incluidos los maoríes, puedan beneficiarse de las oportunidades comerciales y de inversión que brinda el acuerdo. Disposiciones especiales garantizan la facilitación de la cooperación en el comercio de productos maoríes y el intercambio de información.

  1. Participación de la sociedad civil

El acuerdo otorga a la sociedad civil un papel destacado en su aplicación, incluidas las disposiciones sobre comercio y desarrollo sostenible. La UE y Nueva Zelanda mantendrán informadas a las organizaciones no gubernamentales, a las organizaciones empresariales y patronales, así como a los sindicatos activos en materia económica, de desarrollo sostenible, social, de derechos humanos, medioambiental y de otro tipo, de cómo están aplicando el Acuerdo. Estos grupos de la sociedad civil podrán expresar sus puntos de vista y contribuir a las discusiones sobre cómo se está implementando la parte comercial del acuerdo.

  1. Buenas Prácticas Regulatorias y Cooperación Regulatoria

El acuerdo promueve la transparencia en el proceso regulatorio, asegurando que la información oportuna esté disponible con consultas públicas, evaluaciones de impacto de las medidas regulatorias propuestas y revisiones de las medidas regulatorias. Además, Nueva Zelanda y la UE pueden cooperar en actividades reguladoras de interés mutuo.

  1. Pequeñas y medianas empresas

El acuerdo aborda las necesidades específicas de las pequeñas y medianas empresas (PYME). Exige a ambas partes que faciliten información sobre el acceso al mercado en un sitio web específico para pymes y crea un «punto de contacto para pymes» en cada parte para cooperar en la identificación de formas en que estas empresas puedan beneficiarse de las oportunidades que ofrece el acuerdo.

  1. Energía y Materias Primas

El capítulo sobre energía y materias primas complementa las disposiciones de otros capítulos pertinentes para la energía (bienes, servicios e inversiones, obstáculos técnicos al comercio, empresas estatales, contratación pública) aportando un valor significativo en una serie de ámbitos. El capítulo prohíbe los monopolios de exportación de energía o materias primas, prohíbe la intervención gubernamental injustificada en la fijación de precios de bienes energéticos y materias primas, así como prohíbe la exportación o la doble fijación de precios cuando los precios de exportación se fijen por encima de los precios internos.

  1. Solución de diferencias

El acuerdo establece un mecanismo justo, eficiente y eficaz para resolver las controversias que puedan surgir en relación con la interpretación y aplicación de sus disposiciones. Entre otras cosas, incluye panelistas independientes y el debido proceso y la transparencia que implica audiencias abiertas, la publicación de decisiones y la oportunidad para que las partes interesadas presenten sus puntos de vista por escrito.

Fichas informativas

Guías

Compartir esta página:

Enlaces rápidos